▷ Guantes de Látex origen y una historia de amor relato【2019】

Comparte este artículo con tus familiares, amigos o conocidos

Los guantes son utilizados como método de prevención primaria de patologías de transmisión tanto del profesional al paciente como a la inversa.

En la actualidad cualquier profesional de la rama de la salud debe utilizarlos de forma obligatoria.

Son empleados en cualquier intervención exploratoria, quirúrgica, o en cualquier situación donde tenga contacto o exposición a las mucosas o fluidos del paciente.

También para evitar que las bacterias puedan arruinar una pintura, un óleo, o una figura de cientos o miles de años cuando se procede a la restauración de las piezas.

Existen infinidad de situaciones y profesiones donde los guantes de látex adquieren un papel fundamental. Historia de los guantes de latex

Un ejemplo muy notorio son los estudios de Tattoo que ha evolucionado a lo largo de los años

Han tomado conciencia tanto en la utilización de guantes de látex y la esterilización del instrumental de trabajo.

Han incorporado las autoclaves y medidas de profilaxis para evitar la transmisión de microorganismos patógenos.

tattoo studio látex glove historia de los guantes de latex
los guantes de látex y de nitrilo son utilizados cotidianamente en los centros de tattoo y piercing

Hasta aquí todo lo relatado puede resultar familiar e incluso reiterativo pero lo que no todos saben es la historia de amor que precede la historia de los guantes de latex

Suena incluso como una historia de novelas o de cine norteamericano.

En el siglo XIX, la transmisión microorganismos patógenos transmisores de patologías diversas representaban un problema realmente muy grave para la época.

La probabilidad de adquirir un proceso infeccioso luego de cualquier intervención por más mínima que está fuera era muy elevada y la muerte del paciente muy frecuente en la época.

Se desarrollaron diferentes técnicas para la desinfección de instrumental y las salas donde se intervenían a los pacientes.

Uno de los grandes avances fue el de lavado de manos y la ropa propicia para las cirugías y las intervenciones invasivas.

De esta forma se redujo significativamente la mortalidad por infecciones oportunistas, pero aún la batalla no estaba ganada.

La higiene de las manos suponía un gran avance, pero una herida en la mano del cirujano constituía un riesgo de transmisión de agentes infecciosos para ambos.

La invención de los guantes quirúrgicos presenta yuxtapuesta una historia de amor compromiso y perseverancia.

Las motivaciones obedecían tanto a razones profesionales como a razones sentimentales y de compromiso con la causa y el apoyo a un ser amado.

Las invenciones científicas muchas veces obedecen a necesidades económicas, políticas, sociales y del propio ego del desarrollador.

También la búsqueda de la fama y la fortuna, o simples Serendipias, como es el caso de Fleming y la penicilina.

Sin embargo, el caso de los guantes quirúrgicos o guantes de látex es muy singular, las motivaciones obedecían a razones más nobles.

El desarrollo de la medicina en el siglo XVIII fue muy duro y cruento, la asepsia y la higiene en quirófanos y hospitales era precaria.      

Las bases de la asepsia, higiene y desinfección que hoy nos resultan cotidianas eran solo bosquejos y la prueba y error eran las tareas de todos los días a comienzos del siglo XIX.

Las manchas de sangre en la indumentaria de los médicos nos brindan un panorama de época.

Sólo consistía en un delantal blanco, similar a los usados en una carnicería.

A mediados de siglo, se implementó el uso de ácido fénico para desinfectar las salas de operaciones.

Las cirugías se realizaban con las manos desnudas; y pese al lavados de manos que se implementan no era suficiente.

Esterilizar las salas de cirugía y disminuir las posibilidades de infección por organismos patógenos eran el objetivo de múltiples estudios de la época.

Los guantes de látex quirúrgicos los que determinaría un punto de inflexión en la historia de la cirugía moderna, y de la sepsis en el mundo y para siempre.

guantes de látex quirúrgicos
todas las cirugías son realizadas con guantes de látex

Aquí el comienzo de una historia de amor, compromiso y fortaleza que cambió sus vidas y las de todos. Guantes de látex, necesarios para poder seguir.

Halsted médico joven y con una exitosa carrera y perspectivas de un futuro aún mejor en la medicina. Era conocido por su elegancia y minuciosidad. respetado por colegas y pacientes

Se establece en Baltimore como jefe de cirugía del hospital de la Universidad Johns Hopkins.

Aquí conoce a Caroline Hampton, joven enfermera durante la primavera de 1889.

Una mujer bella joven utópica y, amable proveniente de una familia acaudalada del sur de Estados Unidos.

Se convierte en la ayudante de Halsted, quien la nombra jefe de enfermeras de quirófano.

La joven Caroline se vio afectada por una severa dermatitis ocasionada por los constantes lavados de mano con ácido fénico, alcohol y aguas cloradas.

El ácido fénico también se utilizaba para esterilizar la sala de operaciones, debía ser pulverizado de manera constante.

El contacto con la piel no es aconsejable ya que puede ocasionar lesiones y dermatitis severas.

La desesperación del doctor Halsted de perder a su ayudante y compañera lo inspiro en una búsqueda exhaustiva de una solución.

Motivado como hombre y como profesional comprometido tanto por la causa médica y social, así como con sus fuertes sentimientos hacia Carol hicieron de este médico un guerrero.

Halsted creó unos guantes Rudimentarios tuvo varios intentos fallidos con diversos materiales.

Algunos fueron elaborados con intestinos de oveja, y modelos gruesos de goma ineficientes.

Ninguno era adecuado a las exigencias de la cirugía, no permitían la movilidad completa que las manos necesitan en tareas tan específicas.

En un momento vislumbró la posibilidad de pedir ayuda y dio en la tecla.

Los guantes fueron fabricados por encargo específico y detallado por el médico, solicitó guantes finos y envió un molde de las manos de Caroline a la Goodyear Rubber Company.

ruedas goodyear caucho vulcanizado historia de los guantes de latex
combinación de nuevas técnicas, materiales de vanguardia dieron origen a los guantes de látex

Esta empresa fabricaba artículos de caucho y neumáticos para vehículos.

En 1844, Goodyear había desarrollado la vulcanización, que permitió crear gomas más livianas y extensibles.

Esta combinación de nuevas técnicas, materiales de vanguardia y especificaciones técnicas precisas ante una necesidad muy puntual.

Dieron lugar a la creación de los guantes de látex, ligeros, delicados, constituían una segunda y fina piel.

Unos guantes resistentes al calor y a los químicos empleados.

En su biografía, Halsted refirió que no quería perder a Caroline porque era muy eficiente.

Pero en junio del 1890 contrajeron matrimonio, donde afloraron las verdaderas motivaciones del doctor.

Necesitaba una solución para que Caroline pudiera seguir trabajando a su lado.

De esta forma, utilizando estos delicados guantes pudo asistir a las cirugías

Podían esterilizarse empleando vapor, desistieron del estricto del sistema de lavado de manos con agua cloradas, ácido fénico y alcohol.

Así concluye está apasionante historia de los guantes de látex y amor

Halsted el cerebro detrás de esta idea, Goodyear pionera en el desarrollo de los guantes quirúrgicos. Caroline musa inspiradora…

En la actualidad los guantes quirúrgicos son claves en el proceso de la asepsia quirúrgica, y garantizan la protección entre paciente y médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *